Menu

ATAQUE CEREBROVASCULAR

 

Definición

Un ataque cerebral, ictus o apoplejia ocurre cuando se altera el flujo de sangre hacia el cerebro. Cuando se presenta un ataque cerebral, un área del cerebro empieza a morir porque deja de recibir el oxígeno y los nutrientes que necesita para funcionar.

Hay dos clases principales de accidentes cerebrovasculares. El primero, llamado accidente cerebrovascular isquémico (obstructivo). Aproximadamente el 80% de todos los accidentes cerebrovasculares son isquémicos. El segundo, llamado accidente cerebrovascular hemorrágico (derrame cerebral). Aproximadamente el 20% de todos los accidentes cerebrovasculares son hemorrágicos.

 

Causas

Varios factores de riesgo que aumentan su probabilidad de tener un ataque cerebral:

  • Presión arterial alta
  • Problemas cardiacos como arritmias Diabetes
  • Colesterol alto
  • Fumar

 

Síntomas

Los síntomas de los ataques cerebrales son claros y se presentan repentinamente.

  • Súbito adormecimiento o debilidad en la cara, el brazo o la pierna
  • (especialmente en un lado del cuerpo)
  • Súbita confusión, dificultad para hablar o entender
  • Súbita dificultad para ver con uno o con los dos ojos
  • Súbita dificultad para caminar, mareo, pérdida del equilibrio o de la coordinación
  • Súbito dolor de cabeza severo, sin causa conocida
  • Pérdida del estado de alerta (somnolencia, estupor o coma)

Usted puede no darse cuenta que está sufriendo un ataque cerebral para un espectador, alguien que esté sufriendo un ataque cerebral puede parecerle simplemente distraído o confundido.

 

¿Por qué es necesario actuar rápidamente?

El tipo más común de ataque cerebral puede ser tratado con medicamento que disuelve los coágulos y que obstruye el flujo de sangre hacia el cerebro

Los pacientes con accidentes cerebrovasculares tiene que iniciar el tratamiento médico en un plazo no mayor a 3 horas

 

Complicaciones

Los efectos de un ataque cerebral pueden variar desde leves hasta severos, pueden incluir parálisis, problemas de raciocinio, de habla, problemas de visión y disminución de la fuerza en los brazos o piernas y/o alteración del estado de conciencia.

Los pacientes también pueden sentir dolor y adormecimiento después de un accidente cerebrovascular. Puede llegar a requerir terapia de rehabilitación neurológica.

 

Prevención

  • Tener un control de presión arterial
  • Control de colesterol (obesidad)
  • Control de glicemia (cantidad de glucosa)
  • Dejar de fumar
  • Tomar 1 o 2 copas de vino tinto al día
  • Dejar el sedentarismo (caminar 20-30 minutos al día)